Consejos

¿Cómo limpiar una olla quemada sin esfuerzo?

¿Cómo limpiar una olla quemada sin esfuerzo?

Limpiar ollas nunca fue tan fácil

Limpiar una olla sin nuestros productos puede hacerte irritar y ejercitar tus brazos como si estuvieras en un gimnasio. Pero si la cosa pasó a mayores y esa cacerola se te quemó por un descuido, la limpieza -y la vida – se vuelven un poco más difícil.

A todos nos ha pasado que se nos pasa la comida y hemos tenido que lidiar con el terror del arroz pegado o con ese guiso fosilizado en nuestras ollas. Revivirlas puede resultar una odisea para algunos, aunque nosotros manejamos algunos tips que harán que no te desanimes tan fácilmente.

El vinagre: tu nuevo aliado en la limpieza

Primero remueve los restos de comida con una cuchara, luego vierte una capa de vinagre que cubra todo el fondo de la olla y ponla a calentar hasta que hierva. Ya cuando el vinagre esté tibio, podrás remover fácilmente los restos reblandecidos con una Spunita No Raya Antibacterial que, además de cuidar tus productos antiadherentes como ollas y sartenes, inhibe el crecimiento de hongos y bacterias en la esponja al poseer tratamiento antibacterial.

Ahora, si el trabajo está muy pesado, haz el mismo proceso, pero reemplazando la esponja por un Rollo de Acero para que limpiar tus ollas sea pan comido.

¡Ojo! No olvides proteger siempre tus manos con los Guantes Multiuso Virutex. Comparte este consejo y únete a nuestra causa por ollas limpias para todos ¡A lavar se ha dicho!

Con estos simples pasos podrás decirle adiós al problema de las ollas quemadas. Recuerda siempre usar nuestra Spunita No Raya Antibacterial o Rollo de Acero para simplificar aún más la tarea.

Consejos

¡Hagamos la limpieza más fácil para todos!